Preguntas frecuentes
 
 
 
 

¿Qué son los proyectos LEILAC?

 

Los proyectos LEILAC (por sus siglas en inglés Low Emissions Intensity Lime And Cement) buscarán demostrar un nuevo tipo de tecnología de captura de carbono que puede ser aplicada a las industrias del cemento y cal, nombrada Separación directa.

 

El proyecto LEILAC1 desarrolló, creó y opera una planta una planta en la planta de cemento de Heidelberg en Lixhe, Bélgica para demostrar que esta tecnología es única ya que su objetivo es permitir la captura de las inevitables emisiones de CO2 del proceso de ambas industrias sin sanción significativa de capital o energía más que comprimir el CO2.

 

La prueba piloto de LEILAC está diseñada para alcanzar un rendimiento hasta de 240 toneladas por día, llevar a cabo la investigación fundamental sobre el desempeño y las demandas del proceso, y demostrar que la tecnología funciona con la suficientemente solidez para comenzar la planificación de la ampliación.

 

El objetivo del proyecto LEILAC es amplificar la tecnología de separación evaluada y desarrollada en LEILAC1 y construir una planta demostrativa que separará el 20% de las emisiones del proceso de las plantas de cemento regulares – alrededor de 100 ktpa (kilotoneladas anuales) de CO2.

 

 

¿Por qué hay necesidad de reducir la intensidad de carbono en la producción de cemento?

  • Debido al cambio climático, hay una necesidad urgente. Actualmente, la producción de cemento representa el 8% de las emisiones de CO2 a nivel global.

  • La mayoría de las emisiones de CO2 de la fabricación de cemento, el 65% son inevitables: se libera cuando la piedra caliza se transforma en cal durante el proceso de producción.

  • En apoyo del objetivo de desarrollo sustentable ODS (SDG por sus siglas en inglés Sustainable Development Goal), se espera que la producción de cemento crezca aproximadamente 4.1 billones de toneladas en el 2018 a entre 3.3% a 8.2% TCAC (tasa de crecimiento anual compuesto), CARG (por sus siglas en inglés Compound annual growth rate) en la próxima década.

 

 

¿Qué retos están involucrados en la reducción del impacto al medio ambiente? (En materiales o procesos)

  • El proceso de elaboración de cemento tiene emisiones de CO2 del proceso inevitables, liberados por el procesamiento del material piedra caliza. Este es un componente necesario para el cemento ordinario y se deberá que evitar que esas emisiones de CO2 alcancen la atmosfera.

 

 

¿Existen algunas regulaciones para el CO2 en el cemento?

  • En Paris, en el año 2015 todos los países acordaron que la temperatura promedio mundial debe estar limitada a 2°C por encima de los niveles preindustriales. También acordaron seguir con los esfuerzos para limitar el incremento de la temperatura a 1.5°C por encima de los niveles preindustriales.

 

  • En Europa, las plantas de cemento son consideradas como fuentes de emisión de CO2 y están reguladas bajo el sistema de comercio de emisiones (SCE) de la Unión Europea (UE) EU-ETS por sus siglas en inglés European Union - Emissions Trading System. La SCE es un pilar de la política de la unión europea para combatir el cambio climático y es una herramienta clave para reducir efectivamente el costo de las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

  • Dentro del límite de SCE-UE, las compañías reciben o compran permisos de emisión, lo cuales pueden intercambiar entre sí según sea necesario. Mientras que, actualmente las plantas de cemento reciben permisos “gratuitos” en Europa, esto es una excepción temporal y están otorgados en función del desempeño comparado.

 

  • El CO2 capturado y almacenado de forma segura de acuerdo con el marco legal de la Unión Europea será considerado como “no emitido” bajo la SCE. Las plantas de cemento que no impidan que su CO2 alcance la atmosfera necesitan entregar los permisos de emisión por cada tonelada de CO2 liberada.

 

¿Qué es la captura de carbono?

 

La captura de carbono es el proceso de capturar y remover selectivamente el dióxido de carbono (CO2) proveniente de los procesos industriales. Entonces, puede ser usado (por ejemplo, como un gas industrial o a través de tecnologías en desarrollo como el reciclado de combustible, etc.)

 

Las industrias de cal y cemento tienen emisiones de CO2 elevadas y a la mayoría de sus emisiones totales de CO2 se liberan directa e inevitablemente del procesamiento de piedra caliza (el cual es 50% en peso de CO2). La captura de carbono es la única manera mediante el cual estos procesos industriales pueden reducir drásticamente sus emisiones.

 

 

A) ¿Dónde se encontrará la planta piloto LEILAC1, por qué, y qué se ha logrado?

El Proyecto LEILAC1 consiste en la construcción de una planta piloto dentro de las instalaciones de HeidelbergCement en Lixhe Bélgica. HeidelbergCement, como uno de los miembros con mayor participación en el consorcio, ha propuesto Lixhe debido a su avance en las estrategias para reducción de CO2 que incluye el uso combustibles alternos y coprocesamiento de residuos.

 

LEILAC es un proyecto de 5 años que inició en el 2016, con la metodología FEED (siglas en inglés para Front-End Engineering Design). La planta piloto fue construida en el tiempo previsto y cumpliendo con el presupuesto destinado en 2019, durante los siguientes años se mantendrá operando para demostrar el beneficio de esta tecnología.  

Durante el comienzo de las operaciones, las pruebas iniciales del piloto LEILAC han sido extremadamente prometedoras y la tecnología funciona según lo previsto.

 

No ha sido del todo fácil, desde el comienzo el equipo de trabajo se ha enfrentado a numerosos retos, principalmente relacionados con sistemas auxiliares, tales como alimentación y transporte, más que con problemas relacionados a la tecnología principal.

 

Sin embargo, debido a los esfuerzos incansables del equipo, ha sido demostrado exitosamente que:

  • Tanto la caliza como la harina cruda pueden ser procesadas.

  • El CO2 es separado con éxito.

  • No se ha acumulado material en las paredes del reactor (encostramiento).

  • El reactor no ha sufrido un deterioro significativo a pesar de haber sido utilizado en numerosas ocasiones.

  • No existe un impacto negativo en la planta, ni en la producción de clínker.

  • La planta piloto es segura y fácil de operar, sin incidentes en temas de seguridad.

 

B) ¿Dónde se localizará la planta de demostración LEILAC2, por qué, y qué se ha logrado?

 

El objetivo del proyecto LEILAC2 es construir una planta de demostración que separe el 20% de las emisiones del proceso de un horno, lo que equivale aproximadamente a 100 kilo-toneladas anuales de CO2. Este proyecto será integrado a una planta de cemento completamente funcional en Hannover, Alemania, operada por HeidelbergCement. 

 

Con esto se busca demostrar la eficiencia completa de la tecnología, ya que el reactor será integrado en la línea del horno como un precalentador secundario con una configuración en serie, alimentando el material calcinado directamente al horno rotatorio y se demostrará el impacto sobre la calidad del clínker, así como también en la eficiencia energética.

 

Esta planta también mostrará el uso de fuentes de calor, para el proceso de calcinación, con una menor intensidad en emisiones de carbono, por ejemplo el uso de electricidad y combustibles alternos (ricos en biomasa). El proyecto buscará validar principalmente los gastos de capital y de operación previstos para una aplicación a gran escala, un diseño modular para escalamiento, detalles de operación y mantenimiento, así como consideraciones para integración y distribución de la planta.

 

El desarrollo de ingeniería por HeidelbergCement, IKN, CIMPOR, Certh, Polimi y Calix, ya ha comenzado para esta ambiciosa construcción. Se espera que la planta de demostración esté en operación en 2023.

C) ¿Qué pasará con la planta piloto LEILAC1?

Apoyada por Engie Laborelec, LEILAC2 también contemplará la electrificación de la planta piloto LEILAC 1. Esto permitirá investigar y demostrar la habilidad de la tecnología para procesar harina cruda o caliza, mientras se aplican cambios rápidos al aumentar o bajar el uso de la electricidad como fuente de calor (cambiando rápidamente del combustible a la electricidad). Esto podría permitir que la planta de cemento sea intermitentemente usada por la red eléctrica para equilibrar los picos de potencia, una necesidad clave para la amplia transición energética al incrementarse la generación de energía eléctrica renovable, sin la necesidad de la generación intermitente con centrales eléctricas a base de combustibles fósiles o las pérdidas y gastos de almacenamiento de energía con baterías a gran escala.

 

 

¿Cuál es el progreso alcanzado en cuanto a la reducción de carbono?

  • El piloto LEILAC1, que es el primer paso en la aplicación de esta tecnología en la industria de cemento, acaba de entrar en funcionamiento y separa exitosamente las emisiones de CO2 inevitables para el proceso.

  • El siguiente paso es escalar a nivel de una planta de demostración en LEILAC2, su construcción iniciaría a finales de 2022, separando alrededor del 20% de las emisiones típicas en el proceso de una planta de cemento.

  • También se buscará el uso de electricidad con esta tecnología, lo que significa que no habría emisiones de CO2 relacionadas con el precalentador. También se podría usar para balancear cargas en la red eléctrica (ver más abajo).

 

¿Qué organizaciones están involucradas?

El Proyecto LEILAC1 ha recibido €12m en subvenciones como parte del programa Horizontes 2020 de la Unión Europea. HeidelbergCement, CEMEX, Tarmac, Lhoist, Calix Limited, ECN parte de TNO, Imperial College, PSE, Quantis, y Carbon Trust están trabajando en aplicar esta tecnología crítica para la industria del cemento y de la cal. Los socios del Proyecto LEILAC1 contribuyeron colectivamente con €9m para permitir la aplicación de esta tecnología clave.

 

El Proyecto LEILAC2 ha recibido €16m en subvenciones como parte del programa Horizontes 2020 de la Unión Europea. El consorcio del Proyecto LEILAC2 está conformado por Calix, HeidelbergCement, CIMPOR, Lhoist, IKN, Certh, Polimi, BGR, GSB, Engie Laborelec Port of Rotterdam, CEMEX. Los socios del Proyecto LEILAC2 están contribuyendo colectivamente con €18m adicionales para permitir la aplicación de esta tecnología clave.

 

Todos los socios reconocen que el futuro a largo plazo para las industrias del cemento y la cal, que son vitales en muchos aspectos para la economía europea, depende de una reducción en sus emisiones de CO2.

 

¿Habrá más información?

Compartiremos ampliamente nuestros hallazgos a través del sitio web, así como a través de un centro para visitantes en las instalaciones de LEILAC. También se organizarán jornadas de puertas abiertas para el público en general (posterior a la pandemia).

 

¿Cómo funciona la tecnología utilizada en LEILAC?

El Proyecto LEILAC se basa en una tecnología desarrollada por Calix, que tiene como objetivo permitir la captura eficiente de las inevitables emisiones de los procesos de producción de cal y cemento. El CO2 del proceso que se libera químicamente de la piedra caliza representa la mayor parte del CO2 emitido por los procesos de la cal y el cemento. La tecnología LEILAC busca simplemente rediseñar los flujos de proceso existentes  en un calcinador tradicional, calentando indirectamente el material procesándolo en un reactor especial. Este sistema único permite capturar CO2 puro, que en el caso de la piedra caliza (CaCO3) es liberado durante la calcinación a cal (CaO), ya que los gases de combustión del horno se mantienen separados. Esta elegante solución no requiere productos químicos o procesos adicionales para una corriente de CO2 pura. En principio, esto significa que el proceso de producción de cemento no se altera de manera significativa. Desde la perspectiva del proceso, el costo del proceso debe ser comparable con el proceso convencional.

 

¿Habrá algún impacto ambiental en el sitio del piloto de LEILAC?

No. El Proyecto LEILAC probará una corriente parcial del proceso de producción de cemento existente. Probará la separación de CO2 puro a través de un nuevo diseño de ingeniería. Dado que no se utilizan productos químicos o pasos adicionales las plantas LEILAC no tendrán ningún impacto en las emisiones netas de las plantas cementeras donde se realicen las pruebas.

 

¿Cuáles son las barreras técnicas principales?

Las principales barreras técnicas son las que se abordan con el Piloto LEILAC1 relacionadas al incremento de la temperatura de operación, mitigación de la corrosión e incrustaciones en el acero, así como identificar una ruta comercialmente viable para escalar la producción desde una alimentación de 10 t/h hasta 300 t/h, preferentemente con la capacidad de ser actualizado posteriormente. Estos problemas han sido prioridad durante el desarrollo de la planta piloto en Lixhe.

 

Tras las exitosas actividades desarrolladas en LEILAC1, LEILAC2 busca dar el siguiente paso aplicando esta innovadora tecnología en la industria cementera. Primero buscando una ruta exitosa para el escalamiento, separando 20% de las emisiones de CO2 convencionales de un horno, alrededor de 100kt de CO2 por año. Esto también tiene como objetivo demostrar la eficiencia global de la tecnología, ya que el reactor estará integrado a la línea de operación del horno como un segundo precalentador, donde el material calcinado será alimentado directamente al horno rotatorio existente. Esto permitirá una evaluación del impacto en la calidad del clínker, así como en la eficiencia energética. La planta de demostración buscará mostrar el uso de fuentes de calor con menor impacto en las emisiones de carbono para obtener el calor requerido en la calcinación, es decir, mediante el uso de electricidad y combustibles alternos (ricos en biomasa). Como tal, las actividades conjuntas al horno serán un punto clave en el proceso de investigación.

 

¿Qué pasará con el CO2 que los proyectos LEILAC1 y LEILAC 2 van a capturar?

La planta piloto y la de demostración están diseñadas para abordar los retos de la ingeniería de aplicar esta nueva tecnología en la industria del cemento y cal. Si bien el CO2 será separado para comprobar que la tecnología puede funcionar, en esta etapa no está previsto comprimir o licuar el CO2 separado durante el proyecto, dada la naturaleza intermitente de las pruebas.

Debido a que ambas plantas de LEILAC probarán una corriente parcial en el proceso de fabricación de cemento, las emisiones totales de las plantas sede no aumentarán. Cuando se aplique a escala completa, el CO2 será almacenado o utilizado. Consulte las secciones de almacenamiento y uso del sitio web y la sección de preguntas frecuentes para obtener más información al respecto.

 

¿Por qué la necesidad de recurrir a CCS (Carbon Capture and Storage)?

En París, en 2015, todos los países acordaron que la temperatura media global debía limitarse a máximo 2°C por encima de los niveles preindustriales. También se acordó proseguir los esfuerzos para limitar el incremento de temperatura a 1.5°C por encima de los niveles preindustriales. Sin embargo, la IPCC (Intergovermental Panel on Climate Change) ha declarado que muy pocos modelos podrían limitar el calentamiento global a 2°C si la captura y almacenamiento de carbono (CCS) no se usara ampliamente.

 

Al fabricar cal o cemento, el CO2 se libera como parte intrínseca del proceso de producción y no puede evitarse (por ejemplo, mediante el uso de energías renovables). Como tal, la captura de carbono es el único medio realista por el cual estas emisiones industriales pueden reducirse aún más para ayudar a la Unión Europea a ser neutra en carbono para 2050.

 

¿CCS (Carbon Capture and Storage) está técnicamente maduro?

Se han demostrado los procesos de captura, transporte y almacenamiento de CO2 de manera separada, pero integrarlos en un proceso completo de CCS y reducir los costos sigue siendo un desafío. Actualmente hay dos grandes proyectos funcionando en Europa, en Sleipner, Suecia (operando desde 1996) y Snøhvit, en el Mar de Noruega (operando desde 2008), capturando y almacenando alrededor de 1.7 millones de toneladas de CO2 por año. Con el Fondo de Innovación de la Unión Europea a partir del 2020, se han iniciado un gran número de proyectos a gran escala. Estos proyectos serán fundamentales para desarrollar este importante enfoque en la descarbonización a escala industrial.

Sin embargo, la tecnología CCS no se ha aplicado a las industrias del cemento y de la cal ya que los métodos tradicionales de captura de CO2 son demasiado complejos y costosos. Se requieren nuevos enfoques, y LEILAC proporcionará una forma elegante y rentable de hacerlo.

¿Cuánto costará la captura de carbono?

Si bien los enfoques tradicionales son bastante costosos, LEILAC tiene como objetivo demostrar que este nuevo tipo de diseño permitirá capturar todas las emisiones de CO2 del proceso sin una penalización significativa de energía o capital. Los costos de procesamiento posterior para licuefacción, transporte y almacenamiento seguro, no forman parte de estos proyectos dado que tales pasos esenciales no son específicos del cemento o cal y están siendo desarrollados con esfuerzos intersectoriales para todas las industrias y servicios públicos emisores de CO2.

 

¿Qué puede aportar CCU (Carbon Capture and Utilization) en este desarrollo?

Las tecnologías de captura y utilización de carbono, así como el uso de CO2 para el cultivo de algas o como componente básico de la industria química, son contribuciones importantes con respecto a la economía circular y, hasta cierto punto, para mitigar el cambio climático. Varias aplicaciones de CCU ya se aplican comercialmente, aunque el impacto de la reducción de CO2 es marginal por el momento. No obstante, se genera un conocimiento valioso y el tener una aplicación de CCU desarrollada permite fomenta el uso comercial de tecnologías para captura de carbono iniciales y de pequeña escala. Estos pioneros apoyan en el despliegue más amplio de CCS (Carbon, Capture and Storage), mientras que la CCU (Carbon Capture and Utilization) tendrá un valor limitado para mitigar el cambio climático.

En el Proyecto LEILAC2 se examinarán algunos de estos usos de CO2 y sobre todo cómo los finos de hormigón reciclado se podrían utilizar para almacenar el CO2.

 

 

 

Si la tecnología de “Separación Directa” de LEILAC puede capturar las emisiones del proceso, ¿qué pasa con el resto?

Cuando se integra esta tecnología de “Separación Directa” en nuevas plantas o se adapta en plantas existentes que usan como combustible biomasa o residuos utilizando las mejores prácticas actuales, las emisiones totales de CO2 se reducirán en más del 85% en comparación con plantas de cal y cemento que emplean combustibles fósiles, y esto se alcanzaría sin problemas operativos significativos, penalizaciones de energía o capital.

 

La tecnología LEILAC también se puede utilizar junto con tecnologías para captura de carbono de “final de línea” que se están desarrollando actualmente para las industrias de energía, cemento y cal con el fin de capturar el CO2 restante.

 

Si se usara electricidad y se demuestra la descarbonización de la calcinación con LEILAC2, entonces no habría emisiones adicionales. Del mismo modo, si se utiliza biomasa con una tecnología de “final de línea” la planta sería carbono negativo.

 

 

¿Cómo han abordado las industrias de cemento y cal las reducciones de carbono hasta la fecha?

Ambas industrias, a pesar de estar bajo una intensa competencia global, han estado buscando activamente métodos para reducir sus emisiones de CO2. Uno de los principales medios hasta la fecha ha sido la inversión continua en las tecnologías y procesos de producción más eficientes desde el punto de vista energético. El uso de combustibles alternos, incluyendo biomasa y residuos, ha permitido que haya una sustitución del carbono, dando a las plantas de cemento hasta un 14% de reducción de sus emisiones. La tecnología de Separación Directa permitirá a la industria de la cal alcance una reducción similar por primera vez, ya que las impurezas de los combustibles no contaminarían el producto final como ocurre en los hornos convencionales.

 

Las industrias del cemento y la cal, en conjunto con mecanismos de apoyo nacionales o europeos, también han invertido en otras tecnologías de captura como la nueva planta piloto de postcombustión (MEA, monoetanolamina) en Brevik, Noruega (que está aplicando por primera vez una serie de métodos de captura tradicionales en el proceso de producción de cemento, lo que podría utilizarse en conjunto con la tecnología de Separación Directa de LEILAC).

 

¿Cómo se trata el CCS (Carbon Capture and Storage) en el marco del sistema de comercio de derechos de emisión de la UE?

El Sistema de Comercio de Derechos de Emisión (ETS, por sus siglas en inglés) junto con la UE proporcionan el principal incentivo para el despliegue en el uso de la Captura y Almacenamiento de Carbono (CCS). El CO2 capturado y almacenado de manera segura de acuerdo con el marco legal de la UE será considerado como no emitido en virtud del Sistema de Comercio de Derechos de Emisión (ETS). Deberán crearse incentivos adicionales para el CO2 capturado en una planta de cemento o cal y empleado en otras instalaciones para productos químicos o eco-combustibles, particularmente para estos últimos, cuando esos eco-combustibles se puedan volver a utilizar con la mezcla de combustibles para una fuente fija de CO2 como un horno de cemento, pero equipado con tecnologías de captura de CO2, entonces sería una especie de “circuito cerrado”.

 

 

¿Cuál será el resultado de los proyectos?

Al finalizar el Proyecto LEILAC1 se desarrollará una hoja de ruta CCUS (Carbon Capture Utilization and Storage) de la industria del cemento y la cal. Esta hoja de ruta se basará en los resultados de la construcción y prueba piloto de LEILAC, el estudio técnico y económico a gran escala, el análisis del ciclo de vida y el informe de la actualización. Esta hoja de ruta explorará, en profundidad, el momento y las oportunidades para el despliegue generalizado de la tecnología de Separación Directa. Esto será importante para informar a los tomadores de decisiones y a la industria de la viabilidad en desplegar esta tecnología como un medio para acelerar los esfuerzos de descarbonización de la industria, basados en datos verificados. Utilizando los objetivos europeos para la reducción de emisiones, esto debería también proporcionar información tangible sobre los costos principales para la industria, que ha tenido limitadas opciones económicas para la descarbonización profunda hasta este momento.

 

Al final del Proyecto LEILAC2, se espera que sea posible validar el Capex y Opex requeridos para una aplicación a gran escala, un diseño modular que pueda escalarse, detalles sobre su operacón y mantenimiento, así como consideraciones para su integración al diseño de la planta.

 

 

¿Qué están haciendo la industria y el gobierno para alcanzar los objetivos de descarbonización?

Las industrias del cemento y la cal están siguiendo muy activamente todas las vías de descarbonización. Los responsables de hacer las políticas respecto a las emisiones de CO2 se están esforzando igualmente en este período, proporcionando apoyos (como LEILAC1 y LEILAC2, beneficiarios del financiamiento de la UE), a fin de apoyar a la investigación y a los pioneros en ello, así como para proporcionar una visión clara mientras protegen la economía local dentro de esta transición hacia una sociedad descarbonizada.

Así es como el objetivo actual al cual se enfrentan la industria y el gobierno es triple: mantener la prosperidad económica, satisfacer la demanda de cemento y cal en el mercado, mientras se reducen drásticamente las emisiones de CO2. Los proyectos LEILAC tienen como objetivo afrontar el desafío del cambio global lo antes posible.

 

¿Qué reducciones creen que se podrán lograr y en qué plazo?

  • El único método para reducir drásticamente las emisiones de CO2 que son inevitables para el proceso y que llegan a la atmósfera, es utilizando la captura y almacenamiento de carbono. Esto involucra capturar el carbono y almacenarlo permanentemente con el fin de que no llegue a la atmósfera.

  • El Panel Intergubernamental en Cambio Climático (IPCC) ha declarado que pocos modelos podrían limitar el calentamiento global en máximo 2°C si el uso de la captura y almacenamiento de carbono (CCS) no es extensivo, y esto particularmente aplica al cemento, donde el CO2 es emitido como parte intrínseca del proceso de producción, no puede ser evitada.

  • Las tecnologías de captura de carbono se han probado comercialmente durante varios años, y están operando ya a escala, sólo que su adopción por las industrias del cemento y la cal requiere un mayor desarrollo antes de que se puedan implementar a escala comercial. Lo anterior, debido a que las tecnologías convencionales para la captura de carbono normalmente implican nuevos procesos o el uso de químicos, lo que incrementa el costo de producción.

  • Apoyado por la Unión Europea, los proyectos de LEILAC (Low Emissions Intensity Lime and Cement) desarrollarán una tecnología innovadora a fin de permitir que las industrias del cemento y la cal puedan capturar el CO2 de sus emisiones provenientes del proceso de calcinación de la piedra caliza, con un impacto ambiental y económico mínimo. El proceso Calix no implica ningún proceso o producto químico adicional, sino un nuevo diseño del “calcinador” que reemplaza al precalentador y el precalcinador del horno convencional en un solo reactor de separación directa, teniendo como objetivo capturar el 95% de las emisiones inevitables de CO2 del proceso, sin un incremento significativo en el costo.

  • La tecnología de LEILAC se está aplicando en la industria del cemento actualmente y se está escalando. Si todo va bien, la aplicación a escala de esta tecnología debería estar aplicada a mediados o finales de la década de 2020. El objetivo es desplegar lo antes posible la tecnología.

  • Respecto a la captura de CO2: la directiva de CCS de la UE establece los requisitos para asegurar que el CO2 capturado no llegue nuevamente a la atmósfera, así como que el proceso de captura sea seguro. Actualmente existen dos grandes proyectos en funcionamiento en Europa, en Sleipner, Suecia (operando desde 1996) y en Snøhvit, en el Mar de Noruega (operando desde 2008), capturando y almacenando alrededor de 1.7 millones de toneladas de CO2.

 

¿Cómo está LEILAC relacionado con el uso de energía renovable?

  • La tecnología LEILAC puede permitir a una planta industrial muy grande actuar como buffer de carga para la generación de energía renovable intermitente. Esta capacidad respaldará la transición energética en cualquier región al demostrar que los calcinadores pueden usar el exceso (o picos) de energía eléctrica de las fuentes variables de energía renovable. Este uso de la industria pesada para abordar la generación de energía intermitente sería de gran importancia para crear estabilidad en la red eléctrica (en lugar de simplemente apagar o desconectar a los usuarios industriales), y, en última instancia, permite que se despliegue más la generación de energías renovables sin la necesidad de una generación intermitente adicional a partir de combustibles fósiles, así como sin las pérdidas y gastos de almacenamiento de energía a gran escala.

 

¿Dónde puedo encontrar más información sobre LEILAC o CCS?

No dude en ponerse en contacto con nosotros o con alguna de las organizaciones listadas en nuestra página de enlaces (que pronto se agregará).

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  • White LinkedIn Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

This project has received € 12m of funding from Horizon 2020 program for research and innovation of the European Union under the grant agreement No 654465.